TESTIMONIOS

Testimonios facilitados por algunas de las muchas personas que han visitado el Parque con Doñana Nature.   

 


 

 

 

Miembros del Programa de Conservación Ex-situ del Lince Ibérico

 

El Centro de Cría en Cautividad del Lince Ibérico de “El Acebuche”, en el Parque Nacional de Doñana, es uno de los centros dentro del Programa de Conservación Ex-situ del Lince Ibérico cuya finalidad es la recuperación de una especie en peligro de extinción, para proporcionar un número suficiente de animales sanos para ayudar a restaurar la especie en la naturaleza, y a su vez, para mantener una reserva de animales frente a cualquier daño de las poblaciones silvestres.

 

Además desde hace unos años, uno de los objetivos primordiales está siendo la preparación de ejemplares, adecuados desde un punto de vista etológico, sanitario, reproductivo y genético, para su reintroducción en áreas de distribución histórica.

 

“La empresa Doñana Nature S.A. ofrece de forma altruista su colaboración al Programa de Conservación Ex-situ del Lince Ibérico proporcionando visitas guiadas por el Espacio Natural de Doñana a todos los participantes en el programa de voluntariado del Centro de Cría de Lince Ibérico “El Acebuche”. Esta actividad permite a personas provenientes de todo el mundo conocer de primera mano el Parque Nacional de Doñana, unos de los más prestigiosos enclaves naturales del mundo. Los profesionales guías de Doñana Nature acercan a los voluntarios del Centro de cría de El Acebuche a los  diferentes ecosistemas de este espacio, a su riqueza floral y faunística, a su cultura así como adentrarlos en el hábitat natural de una de las pocas poblaciones silvestres de Lince ibérico, el felino más amenazado del planeta.”

                     


 

Felipe- Eva- Juanjo

Felipe, Eva y Juanjo.

Miembros del equipo de la Asociacion de Nauraleza WWF ADENA.

 

En los años 60 unos románticos amantes de la naturaleza se reúnen en Doñana y crean WWF, cuya primera misión fue proteger las marismas del Guadalquivir.

Un continuador de ese espíritu es nuestro amigo Antonio, enamorado defensor y excelente conocedor de las marismas, bosques y dunas de Doñana.

Desde WWF le agradecemos su colaboración con nuestra oficina en Doñana a través de Doñana-Nature, por habernos regalado sus bellas fotografías y sus enormes conocimientos de esta joya del patrimonio natural mundial.

 


 

Francisca Izquierdo Barragán

Profesora de enseñanza Secundaria en el IES Maese Rodrigo de Carmona.

 

He tenido la suerte de conocer Doñana de la mano de Doñana Nature y gracias a su profesionalidad he podido saber más de su flora y su fauna y conocer de buena mano un sitio tan maravilloso como es este Parque Nacional.

Esto precisamente fue lo que me hizo llevar a mis alumnos, de la mano de Doñana Nature también, para conseguir que valoren aún más este importante espacio natural que tenemos en Andalucía.


 

Patricio Robles Gil

Fotógrafo: Presidente de Agrupación Sierra Madre y Unidos para la Conservación (México) 

 

 

Fotografiar los gatos salvajes del Planeta es una de mis pasiones, este último año fue muy productivo, ya que pude tener bellos encuentros y fotografiar por primera vez a dos de  estos felinos, el lince Ibérico y el jaguar. En el caso del lince, se dio principalmente por el gran conocimiento de la especie y profesionalismo    de Antonio Rodríguez de DOÑANA-NATURE, quien me invitó a conocer las áreas de más difícil acceso en esta importante Reserva.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Francisco Márquez

Fotógrafo Miembro de la ILCP Ganador del premio Wildlife Photographer of the Year (Londres,1994)                                           

Autor de 4 libros de fotografía

 

“Doñana siempre ha sido un destino soñado para los fotógrafos de la naturaleza, pero de muy difícil acceso para trabajar allí. Con DOÑANA-NATURE he tenido la oportunidad de visitar algunos de los rincones más privilegiado del parque nacional, observando por primera vez algunas de sus especies más emblemáticas”.

 


 

 

                                                                                     

 

 

 

 

 

 

 

Herminio Martínez Muñiz 

 Fotógrafo        

 

Mi experiencia en Doñana comienza en los primeros años de la década de los setenta del pasado siglo  con apenas 17 años cumplidos, cuando visitaba por primera vez aquel enorme territorio que eran las Marismas del Guadalquivir y su enclave más legendario: el Parque Nacional de Doñana. Pocos años más tarde participaba activamente en las reuniones donde se moldeaba la ley de Reclasificación del Parque Nacional. Simultáneamente emprendía mi actividad como fotógrafo de la naturaleza acudiendo una y otra vez a este lugar fascinante fotografiando los inmensos paisajes de las marismas y las aves que en ellas habitaban.

Desde entonces mi dependencia afectiva y fotográfica con las Marismas del Guadalquivir en general y con Doñana en particular, ha venido siendo constante.

En estos espacios abiertos he pasado numerosas etapas de mi vida, unas veces fotografiando las águilas imperiales desde aquellas elevadas torres metálicas que montaba Félix para El Hombre y la Tierra, otras linces con el equipo de filmación de Bitis cuando se rodaba un documental sobre esta especie y en infinidad de ocasiones, la inmensa variedad de fauna y paisajes que encierra este preciado rincón del sur de España.

40 años de trayectoria por este espacio que sin embargo no deja de sorprenderme cada vez que vuelvo al descubrir nuevos episodios naturales que solo pueden verse aquí.